fbpx

Navigate / search

Capítulo 14 – ¿Simbolizarás tu rol (incluso si nadie más lo hace)?

“Si una mujer es invitada al Palacio (¡O incluso a Ascot!) para conocer a la Reina, normalmente se le requiere que use un sombrero. Pocas mujeres rechazan la solicitud de la Reina o se avergüenzan de ser vistas usando un sombrero en estas circunstancias. ¿Deberíamos de tener menos respeto por los deseos declarados del Rey de Reyes?” 1) David Gooding, “Symbols of Headship and Glory (Símbolos de Autoridad y Gloria)”, The Word (La Palabra) (Belfast, 1980).

Dr. David Gooding, Profesor jubilado de Griego del Antiguo Testamento en Queen’s University en Belfast.

Ser la única persona firme es difícil, muy difícil. Es difícil ir contra la corriente y ser diferente. Hay comodidad y seguridad en los números, nadie quiere ser señalado, despreciado, burlado, o excluido. Nadie quiere ser la persona loca y diferente. Porque muchas mujeres están convencidas de que la cubierta de la cabeza aplica al día de hoy, solo que dar el salto a la práctica es usualmente la parte más aterradora. “Si tan solo hubiera otras” es su clamor. Quiero concluir este libro con un mensaje de ánimo para que sirvas a tus hermanas en Cristo al ser una de las “otras” y que te unas a mí para ver este hermoso símbolo restaurado.

EL Bailarín Solitario

Recuerdo a ver visto una Charla TED 2) (N. del T.) Las “TED Talks” son videos influyentes de oradores expertos en educación, negocios, ciencia, tecnología y creatividad.  hace unos años acerca de cómo se inicia un movimiento. El orador reprodujo un video de un joven bailando solo en público. La gente que estaba alrededor de él estaba descansando y disfrutando del sol, y este muchacho estaba haciendo el ridículo al bailar como un loco. Este bailarín, el orador indicó, es un líder. Poco después otro chico se une a él bailando, y ellos “valientemente hicieron el ridículo” juntos. Entonces, otro se les unió, y después otro. Poco después, una multitud de gente estaba bailando como tontos juntos. El orador indica que “mientras más gente se una, deja de ser arriesgado”. Él continúa, “ellos no van a destacar o ser ridiculizados”. La multitud se sentía cómoda porque otras personas también estaban haciéndolo. Ellos eran la mayoría, sin embargo, ese no hubiera sido el caso sin el primer chico valiente. Alguien necesita levantarse y empezar, cuando esa persona lo haga, facilitará que otras personas lo sigan. Quiero retarte a ser esa persona.

Ser el Primero

Cuando oigo testimonios de porqué las mujeres empiezan o dejan de cubrirse, estos están frecuentemente conectados con lo que los demás están haciendo en su iglesia.

Desiree Hausam, en su testimonio compartió que lo que la llevó a empezar a cubrirse fue el hecho de que una de sus amigas “comenzó a ocupar un sombrero en la adoración”. 3) Desiree Hausam, “Covering Testimony”, http://www.headcoveringmovement.com/testimonies/covering-testimony-desiree-hausam, recopilado el 12 de octubre del 2015.  Esto llevó a Desiree a volver a estudiar el tema con su esposo, y una vez que estuvo convencida, ella comenzó a practicarlo también.

Igualmente, Danica Churchill menciona en su testimonio que “una familia que comenzó a asistir en nuestra iglesia usaba cubiertas en la cabeza cuando nadie más lo estaba practicando”. 4) Danica Churchill, “Covering Testimony” (Testimonio sobre la Cubierta), http://www.headcoveringmovement.com/testimonies/covering-testimony-danica-churchill, recuperado el 12 de octubre del 2015.  Esa familia tuvo que hacerlo sola, pero inspiró a Danica y a su esposo a escudriñar la Escritura por sí mismos. Ahora no solo los Churchill lo practican, sino que también muchos otros en su iglesia, incluyendo a su pastor y a su esposa.

Hay muchas mujeres en nuestras iglesias que están convencidas de que la cubierta de la cabeza aún aplica al día de hoy, pero tienen miedo de hacerlo solas. Aquí se puede observar cómo una señora en el sitio web del Movimiento para la Cubierta de la Cabeza describió su dilema:

“Es muy difícil encontrar una persona local que practique la cubierta de la cabeza. Si pudiese encontrar a alguien (en mi área) que lo hiciera conmigo, yo lo podría hacer con más facilidad. Sé que lo debo hacer, pero no lo hago. Es muy estresante y sé que es lo que se espera de mí, pero, aun así, me hace querer no hacerlo, aunque sé que tengo que hacerlo”.

Esto no quiere decir que la desobediencia a este mandamiento está justificada por causa del temor, pero simpatizo con ella. ¡Qué grandioso sería que ella no tuviera que hacerlo sola! Una persona que ponga el ejemplo animará a otros a seguirla por sus acciones.

Sé Como Alicia

Mi esperanza es que, si nadie en tu iglesia se cubre (o solo unos pocos lo hacen), decidas ser como Alicia. Alicia dijo en el sitio web del Movimiento para la Cubierta de la Cabeza que ella tenía “la convicción (de que la cubierta debía de ser practicada) desde hace varios años, pero rechazaba los impulsos de su consciencia por razones como el orgullo y la vanidad (no querer destacar, miedo a lo que otros podrían pensar)”. Alicia, probablemente no quería estar sola.

Aunque la triste consecuencia es que ella dijo que por “cuatro años he luchado espiritualmente porque cuando verdaderamente examinaba mi corazón, encontraba este problema nuevamente y yo estaba indispuesta a abordarlo de nuevo”.

Cuando sabemos lo que tenemos que hacer y no lo hacemos es un pecado (Santiago 4:17).

Un pecado por el que no te has arrepentido afecta grandemente nuestro crecimiento espiritual, como Alicia ha atestiguado. Alicia después dijo: “Aún no me he cubierto durante la reunión, pero ahora entiendo que mi obediencia a Dios es mucho más importante que cualquier otra consideración, y voy a dar este paso”.

La persona que obedece sola, no solo es un líder sino un sirviente. Ella sirve a sus hermanas al hacer algo difícil por ellas. Ella carga con el ridículo (ya sea percibido o real) y determina que ella será la que sea vista como “extraña” para que sus hermanas no lo sean también. Por su obediencia, ella hace que sea más fácil para otras mujeres seguir su ejemplo, y no solo eso, sino que, como Desiree y Danica pueden atestiguar, ella causará que otras personas examinen la Escritura por sí mismos para determinar si usar la cubierta es correcto. Así que, al cerrar, me gustaría dejarte con una pregunta final: ¿Demostrarás tu rol mediante el uso de la cubierta incluso si estuvieras sola al hacerlo? Reflexiona en la pregunta por un momento y después responde en voz alta. Al practicar este símbolo tú puedes tener el inmenso privilegio de proclamar visualmente el orden de la creación de Dios a la iglesia y a los ángeles. Estarás ilustrando sin palabras la belleza de los roles complementarios y tendrás un papel vital en ayudar a restaurar este símbolo que casi ha sido olvidado. Pero lo más importante, tendrás gozo y paz al saber que estás caminando en obediencia al mandato del Señor. El orden de la creación de Dios es una obra maestra, así que exhibámoslo alegremente, como Él ha decretado.

References

1.
 David Gooding, “Symbols of Headship and Glory (Símbolos de Autoridad y Gloria)”, The Word (La Palabra) (Belfast, 1980).
2.
 (N. del T.) Las “TED Talks” son videos influyentes de oradores expertos en educación, negocios, ciencia, tecnología y creatividad.
3.
 Desiree Hausam, “Covering Testimony”, http://www.headcoveringmovement.com/testimonies/covering-testimony-desiree-hausam, recopilado el 12 de octubre del 2015.
4.
 Danica Churchill, “Covering Testimony” (Testimonio sobre la Cubierta), http://www.headcoveringmovement.com/testimonies/covering-testimony-danica-churchill, recuperado el 12 de octubre del 2015.

Leave a comment

name*

email* (not published)

website

Send this to a friend