fbpx

Navigate / search

Capítulo 12 – ¿Dónde Se Debe de Practicar Esto: en las Reuniones de la Iglesia o en Cualquier Lugar?

Cuando vienes a la casa de Dios para el culto público, la forma en que te comportas importa. Pablo aboga por un decoro apropiado en la adoración pública de acuerdo a Su orden creado” 1) The Reformation Heritage KJV Study Bible (Biblia de Estudio KJV de la Herencia de la Reforma) (Reformation Heritage Publishers, 2014), 1661.

Biblia de Estudio KJV de la Herencia Reformada

 

Las Escrituras nos dicen que la cubierta de la cabeza es requerida en las mujeres cuando oran o profetizan. Estos términos son usados probablemente como una sinécdoque, que es una expresión donde una parte de algo es usada para referirse al conjunto. Así que cuando Pablo dice que no luchemos contra “carne y sangre” (Efesios 6:12), entendemos que él usa esos términos para referirse a las personas. De la misma manera, cuando él habla acerca de “orar y profetizar” (1 Corintios 11:4-5), él está usando eso para referirse a las reuniones formales de la iglesia.

Un teólogo especializado en el Nuevo Testamento, el Dr. Gordon Fee dice de estos términos:

“Los verbos ‘orar y profetizar’ confirman que el problema tiene que ver con la reunión de adoración… los dos verbos no son exhaustivos ni exclusivos, sino representativos.” 2) Gordon Fee, The First Epistle to the Corinthians (La Primera Epístola a los Corintios) (Wm. B. Eerdmans Publishing, 2014), 558.

Así que no solo se deben de cubrir (y los hombres descubrir) las mujeres cuando participan en oración o algo profético. Ya que las mismas instrucciones también aplicarían al cantar, predicar, tomar parte en la cena del Señor, o cualquier otra cosa que hagamos en conjunto 3) La adoración pública no debe de verse como algo exclusivo del servicio del domingo. He escrito acerca de otras reuniones en conjunto como las reuniones de oración y las conferencias en http://www.headcoveringmovement.com/articles/is-corporate-worship-limited-to-the-sunday-service.  en nuestra adoración a Dios.

Quizá estés preguntándote por qué sería deshonroso para una mujer orar en la reunión de la iglesia sin estar cubierta (1 Corintios 11:5) pero que esto fuera perfectamente aceptable en sus devocionales privados. Esto es porque los símbolos pueden tomar significado en tiempos específicos o cuando se participa en ciertas acciones. Déjame ilustrar esto mientras observamos el otro símbolo que se menciona en este mismo capítulo. Cuando participamos de la Cena del Señor, lo hacemos en conmemoración de Cristo (1 Corintios 11:25). El pan y el vino tienen un significado simbólico cuando comemos y bebemos de ellos en la reunión. No hay nada especial acerca del pan o el vino, pero durante la reunión de la iglesia se le da un significado especial. Piénsalo de esta manera: en casa puedes comer pan y beber vino de la manera que quieras, son elementos comunes que ocupamos para nutrirnos. Sin embargo, cuando se participa del símbolo durante un servicio de la iglesia debemos de examinarnos a nosotros mismos (1 Corintios 11:28), y el Señor amenaza con enfermedad y muerte si comemos y bebemos de ella indignamente (1 Corintios 11:29-30).

Las serias consecuencias nos dicen que en ese momento el símbolo se aparta como algo sagrado, no es como cualquier otra vez que lo comemos o bebemos. Aunque son comunes en la vida cotidiana, son apartados y se les infunde con un significado simbólico durante la reunión.

Cuando dejamos la iglesia podemos comer y beber sin examinarnos a nosotros mismos de la misma manera que las mujeres pueden cubrir o descubrir sus cabezas según les parezca. Cuando no estamos en la reunión formal, el pan, vino, y la cubierta para la cabeza cumplen sus funciones normales. Sin embargo, cuando nos reunimos se les aparta y se les da un significado simbólico.

Ya establecimos que los símbolos pueden significar algo en un contexto, pero no en otro. También hemos definido la “oración y profecía” como representantes de nuestra adoración pública. Pero aún tengo que explicar con la Escritura por qué creo que Pablo solo está hablando de nuestra adoración pública (no privada). Creo que hay tres pistas del contexto que indican que este es el caso, ahora vamos a repasarlos.

El Enlace de Felicitación

Cuando observas la estructura de 1 Corintios 11, puedes observar que está divida muy claramente. El versículo 2 declara “los alabo” seguido de una enseñanza en un tema que estaban practicando (la cubierta de la cabeza). Después, en el verso 17 Pablo contrasta su primera declaración con “no los alabo” seguida de una instrucción en dos prácticas que estaban haciendo de una manera perjudicial (La Cena del Señor y los dones espirituales 4) Pablo trata con el mal uso de los dones espirituales desde 1 Corintios 12 hasta el 14. ).

Ahora, cuando vemos una nueva sección, esto indica que tenemos un nuevo tema. Así que, lo que necesitamos preguntarnos es “¿Qué conecta los tres temas que Pablo trata en esta sección?” Él ya los felicitó (1 Corintios 1:4) y los exhortó por sus muchos problemas, como la división por los líderes (1:18 al 4:21), inmoralidad sexual y demandas legales (capítulo 5 y 6). Así que ¿por qué inició una nueva sección cuando ya había estado lidiando con este tipo de problemas?

¿Qué separa estos tres problemas de los otros temas en esta carta?

John Murray (profesor del Seminario Teológico de Westminster 1930-66) explica muy bien esta conexión:

“Hay una buena razón para creer que el apóstol está pensando en la conducta durante las asambleas públicas de la iglesia de Dios y de su adoración pública, dentro del versículo 17 este es el caso claramente, y el versículo 18 lo confirma. Pero hay una similitud distinta entre los términos del versículo 17 y del versículo 2. El versículo 2 comienza con ‘los alabo’ y el versículo 17 con ‘no los alabo’. Estas expresiones, virtualmente idénticas, una positiva y la otra negativa, sugerirían, si no es que afirman, que ambas tienen en mente el comportamiento de los santos en sus asambleas.” 5) John Murray, “Cubiertas de la cabeza y Decoro en la adoración: Una carta”, Punto 3, www.headcoveringmovement.com/articles/head-coverings-and-decorum-in-worship-a-letter-by-john-murray Recopilado el 27 de abril del 2016.

La razón por la que estos tres temas están vinculados entre ellos es porque todos tratan con cuestiones que pertenecen a la adoración pública. Los versículos 2 y 17 conectan estos temas, y el versículo 18, “cuando se reúnen como iglesia”, claramente muestra el contexto al que Pablo está refiriéndose.

Murray continúa:

“Si una diferencia radical, entre lo privado y público, no fuera contemplada, sería difícil mantener la propiedad del contraste entre ‘los alabo y ‘no los alabo’”. 6) Ibíd.

Las Iglesias de Dios

La segunda razón por la que creo qe se habla de la asamblea local, viene del versículo final de la cubierta de la cabeza, que dice:

Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios.”  (1 Corintios 11:16 RVR1960)

En este versículo Pablo apela a lo que “las iglesias de Dios” están haciendo. Al enfatizar la práctica universal de estas asambleas, él indica que este es un problema de la asamblea. Él no dice que esta es una práctica de todos los cristianos, sino más bien de todas las iglesias locales. En paralelo, cuando Pablo usa un lenguaje similar poco después, es claramente en referencia a la conducta en las asambleas locales: “…Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones…” (1 Corintios 14:33b-34a RVR1960).

Profecía del Nuevo testamento

Una pista final de que lo que Pablo tenía en mente era la iglesia local, es cuando dice lo que debemos de practicar cuando profetizamos. Esto es importante, porque la profecía en 1 Corintios es un don que edifica a la iglesia (1 Corintios 14:4).

A veces sabemos de dónde estamos hablando, por lo que estamos hablando. Si menciono la Cena del Señor, ¿sabes de qué contexto estoy hablando? ¡Por Supuesto! La Cena del Señor se come cuando nos juntamos como iglesia. No es algo que practicamos en privado. De la misma manera, la profecía es algo que siempre se lleva a cabo en lugares públicos. Ahora, por supuesto, la profecía en la Biblia está matizada. Hay proclamaciones autoritarias que hombres como Isaías dieron en nombre de Dios, y hay profecía musical como la de los hijos de Asaf, quienes fueron apartados para que “…profetizasen con arpas, salterios y címbalos” (1 Crónicas 25:1 RVR1960). Al mismo tiempo, ambos tipos de profecía son diferentes de la profecía mencionada en 1 Corintios, la cual necesita ser juzgada (14:29-31). Nunca se dijo esto de la profecía del Antiguo Testamento. Cuando un término no tiene un significado uniforme, es importante no desviarse del contexto al tomar nuestra definición. Si Pablo quería que las mujeres cubrieran sus cabezas cuando profetizaran, deberíamos permitir que nos dé la definición de “profecía”, ya que eso es lo que él tenía en mente. Cuando hacemos eso, vemos que él está hablando de un tiempo donde “toda la iglesia se reúne en un solo lugar” (1 Corintios 14:23-25).

Ahora que te he dado tres pistas del contexto por el cual yo creo que se refería a la asamblea local, hagamos una transición para tratar con los tres argumentos principales en contra de esta posición.

Orar sin Cesar.

Mientras que la profecía es un don público, la oración claramente no lo es. La oración es algo que podemos hacer de forma privada o incluso en nuestra mente. Ya que se nos llama a “orar sin cesar” (1 Tesalonicenses 5:15), ¿por qué no creo que las mujeres deben de cubrir su cabeza prácticamente todo el tiempo? Déjame responder esa pregunta usando otro ejemplo de la Escritura.

En 1 Timoteo 2:12, Pablo dice: “Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre…”. En contexto, él está diciendo que las mujeres no pueden enseñar las Escrituras a los hombres en la iglesia (1 Timoteo 3:14). Así que, aunque vemos la palabra “enseñar”, entendemos que no está hablando de todos los tipos de enseñanza en todos los contextos. Por lo tanto, nunca diríamos que una mujer no le puede enseñar a un hombre a leer en otro idioma, o como usar un programa de computadora. Entendemos que la enseñanza prohibida es de un tipo en específico: la instrucción bíblica. Tampoco se le está prohibiendo a la mujer enseñar teología en todos los contextos, ya que Priscila ayudó a enseñarle a Apolos (un predicador) la fe cristiana con mayor precisión (Hechos 18:26). Así que de la misma manera en la que no vemos la palabra “enseñar” (1 Timoteo 2:12) y la aplicamos de la forma más amplia posible, tampoco deberíamos hacerlo al ver la palabra “oración” (1 Corintios 11:4-5). Podemos reconocer que, debido al contexto, Pablo está hablando de la oración en un contexto específico.

En Primer Lugar

Algunos argumentan que cuando Pablo dice “en primer lugar” (1 Corintios 11:18), la palabra “primer” indica un nuevo escenario (la iglesia local), por lo tanto, se argumenta que la cubierta de la cabeza no debería de entenderse como una cuestión de la iglesia, ya que se trató el tema antes de que dijera esto. Echemos un vistazo a los versículos en cuestión, juntos:

Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor. Pues, en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.” (1 Corintios 11:17-18)

El Dr. John MacArthur (pastor y fundador de Gracia a Vosotros) articula estos argumentos de una mejor manera:

Ahora la gente dice de (1 Corintios 11:5): ‘Bueno, espera un minuto, aquí hay mujeres orando y profetizando ¿no es eso en la iglesia?’ Bueno, no lo dice. Déjame mostrarte algo. Yo creo que él solo está hablando de cosas generales, no creo que esté hablando de la adoración formal de la iglesia, y sus reuniones. Tú dices ‘¿por qué no?’ Vayan al verso 18, esta es la primera vez en la que realmente comienza a tratar con las cuestiones de la iglesia. Mira lo que dice: ‘en primer lugar’ ¿y qué era eso? En griego literalmente es ‘en primer lugar’, lo que quiere decir que si este es el primer lugar no hay un lugar antes que este, y si este es el primero de todos, no hay nada más que esté relacionado con lo que va a hablar. Así que, en primer lugar, ‘cuando se reúnen como iglesia’, ¿quiere decir que nadie se había reunido en la iglesia hasta ese versículo?”  7) John MacArthur “God’s High Calling for Women, Part 3” (El Llamado de lo Alto para las Mujeres), recuperado de http://www.gty.org/Resources/Sermons/54-16.

Déjame aclarar rápidamente el contexto antes de que miremos de cerca este versículo.

Pablo acababa de concluir su enseñanza sobre la cubierta de la cabeza, un tema por el cual él los había elogiado por mantener (1 Corintios 11:2). En el versículo 17, él ahora cambia a cuestiones por las que no los puede elogiar, y la primera cosa es su abuso de la Cena del Señor. Mientras es posible entender “en primer lugar” como si se refiriera a “cuando se reúnen como iglesia”, es más probable que él esté refiriéndose al primer problema por el cual no está elogiándolos. Así que es la “primera vez” que Pablo habla de este abuso en lugar de la “primera vez” que está lidiando con esta cuestión en este escenario.

Si solo se te dijera que cuando se reúnen como iglesia “traen más perjuicio que beneficio”, te gustaría saber el porqué. Y Pablo hace justamente eso. Él dice que la primera razón por la que sus reuniones “traen más perjuicio que beneficio” son sus divisiones durante la Cena del Señor. La segunda razón viene inmediatamente después, cuando él dice: “En cuanto a los dones espirituales” (1 Corintios 12:1).

Jamieson, Fausset, y Brown, en su popular comentario lo dicen de esta manera:

“Él no continúa la expresión ‘en primer lugar’ al decir ‘en segundo lugar’. Pero, aunque no se expresa explícitamente, tenía un segundo abuso en mente cuando dijo: ‘en primer lugar’, es decir, el abuso de los dones espirituales, los cuales también creaban desorden en sus asambleas.” 8) R. Jamieson, A. R. Fausset, and D. Brown, Commentary Critical and Explanatory on the Whole Bible, vol. 2 (Comentario Crítico y Explicativo de Toda la Biblia, vol. 2) (Oak Harbor, WA: Logos Research Systems, Inc., 1997), 284.

La Mujer Debe de Guardar Silencio

Otro argumento importante que se usa contra la idea de que cubierta de la cabeza es una cuestión de la iglesia, es que Pablo dice posteriormente: “Las mujeres guarden silencio en las iglesias, porque no les es permitido hablar, antes bien, que se sujeten como dice también la ley.” (1 Corintios 14:34 LBLA). El argumento es: si las mujeres no pueden hablar en la asamblea, entonces Pablo no podría instruir a las mujeres cómo orar y profetizar. Por lo tanto, se concluye que él debe de estar hablando acerca de otros escenarios fuera de la iglesia.

Aunque entiendo el argumento, no veo la orden de Pablo de que las mujeres estén en silencio como una prohibición contra todos los tipos de habla. Pablo solo le dijo a la persona que habla en lenguas (pero no tiene a nadie para interpretar) que “calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios.” (1 Corintios 14:28 RVR1960). Es importante notar que, aunque debe “callar” también debe de “hablar para sí mismo y para Dios”. Así que el “silencio” en este versículo no es absoluto, sino que se refiere a hablar en lenguas en voz alta. De la misma manera, que las mujeres “guarden silencio en la iglesia” está refiriendose a cómo deben de recibir instrucción. Pablo dice que “la mujer aprenda en silencio, con toda sujeción” (1 Timoteo 2:11), “Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación” (1 Corintios 14:35). Así que mientras las mujeres pueden orar, cantar y ejecutar dones espirituales en las reuniones de la iglesia, se les prohíbe hablar durante la instrucción.

Resumen

Cuando Pablo se refiere a la profecía, él espera que esta se lleve a cabo en un ambiente público. Aunque oramos en privado, también es una de las cosas principales que se nos dice que hagamos en la adoración pública (1 Timoteo 2:1-3). Ya que el contexto vincula este pasaje con la enseñanza que es explícitamente para cuando la iglesia esté reunida (1 Corintios 11:17-18, 20, 33), es mejor pensar que Pablo tenía las prácticas de las reuniones formales en mente. Su apelación final a lo que se practicaba en todas las asambleas locales (1 Corintios 11:16) confirma que esto es un asunto de la iglesia.

References

1.
 The Reformation Heritage KJV Study Bible (Biblia de Estudio KJV de la Herencia de la Reforma) (Reformation Heritage Publishers, 2014), 1661.
2.
 Gordon Fee, The First Epistle to the Corinthians (La Primera Epístola a los Corintios) (Wm. B. Eerdmans Publishing, 2014), 558.
3.
 La adoración pública no debe de verse como algo exclusivo del servicio del domingo. He escrito acerca de otras reuniones en conjunto como las reuniones de oración y las conferencias en http://www.headcoveringmovement.com/articles/is-corporate-worship-limited-to-the-sunday-service.
4.
 Pablo trata con el mal uso de los dones espirituales desde 1 Corintios 12 hasta el 14.
5.
 John Murray, “Cubiertas de la cabeza y Decoro en la adoración: Una carta”, Punto 3, www.headcoveringmovement.com/articles/head-coverings-and-decorum-in-worship-a-letter-by-john-murray Recopilado el 27 de abril del 2016.
6.
 Ibíd.
7.
 John MacArthur “God’s High Calling for Women, Part 3” (El Llamado de lo Alto para las Mujeres), recuperado de http://www.gty.org/Resources/Sermons/54-16.
8.
 R. Jamieson, A. R. Fausset, and D. Brown, Commentary Critical and Explanatory on the Whole Bible, vol. 2 (Comentario Crítico y Explicativo de Toda la Biblia, vol. 2) (Oak Harbor, WA: Logos Research Systems, Inc., 1997), 284.

Leave a comment

name*

email* (not published)

website

Send this to a friend