Navigate / search

Capítulo 06: La costumbre de la Iglesia: la visión exclusiva de las primeras iglesias

“Pablo enseñó a todas las iglesias esta tradición, y él espera que se siguiera. En esta declaración final él corta cualquier otro argumento al recurrir a la práctica universal” 1) Mary Kassian, Women, Creation and the Fall (Crossway Books, 1990), 100.

 –Mary A. Kassian, Profesora de estudios para mujeres en Southern Baptist Theological Seminary

 

La última palabra de Pablo respecto a la doctrina del velo proporciona uno de los argumentos más fuertes en su favor: la práctica universal de las iglesias. El Apóstol dice:

“Si alguien insiste en discutir este asunto, tenga en cuenta que nosotros no tenemos otra costumbre, ni tampoco las iglesias de Dios” (1 Corintios 11:16)

Mientras que la mayoría de las personas en la Iglesia de Corinto practicaban el uso del velo, existían algunas pocas que tenían problemas con ello. Pablo les dice a éstas que si van a ser contenciosas se encuentran solas en ello.  Todos los apóstoles, al igual que cada iglesia, estaban de acuerdo con dicha práctica.

¿Tal costumbre?

Tal vez te preguntarás por qué digo que la iglesia de Corinto practicaba el uso del velo cuando lo que Pablo realmente dice que no tenían tal “costumbre”. A fin de resolver esta aparente discrepancia debemos identificar cuál es la costumbre de la que Pablo está hablando. Haremos esto al analizar el antecedente más cercano. Sabemos que si digo “Él no quiere ir allá” sólo sabríamos quién es “él” y dónde es “allá” si tomamos en cuenta la oración previa para encontrar los antecedentes de estas palabras”. De la misma manera sólo podemos entender la costumbre de la que Pablo habla al ir hacia los antecedentes de la oración. Esa es la clave para interpretar correctamente el pasaje. Así que vayamos al versículo 13 para que puedas ver por ti mismo:

“Juzguen ustedes mismos: ¿Es apropiado que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza? ¿No les enseña el mismo orden natural de las cosas que es una vergüenza para el hombre dejarse crecer el cabello, mientras que es una gloria para la mujer llevar cabello largo? Es que a ella se le ha dado su cabellera como velo. Si alguien insiste en discutir este asunto, tenga en cuenta que nosotros no tenemos otra costumbre, ni tampoco las iglesias de Dios” (1 Corintios 11:13-16)

El inicio de este versículo, en donde Pablo dice “juzguen ustedes mismos”, corresponde al inicio de una nueva idea. Pablo está dando un nuevo argumento acerca de la naturaleza y lo hace al emplear una pregunta retórica “Es apropiado que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza”. Esta es la pregunta bajo discusión. Posteriormente continúa con su argumento señalando la longitud del cabello antes de llegar al versículo del cual estamos hablando. Así que debe notarse que el antecedente más cercano para “tal costumbre” no es el velo, el cual no ha sido mencionado desde el versículo 10, más bien se trata de la práctica de la mujer de orar con la cabeza descubierta (1 Corintios 11:13).

Así que Pablo está diciendo que si alguien es contencioso, las iglesias no tienen “tal costumbre” como la que la persona contenciosa sostiene (la cual es, que la mujer ore sin cubrirse). Pablo no está diciendo que no existe una postura oficial respecto a la doctrina del velo, –acaba de dar una defensa. Es por eso que algunas traducciones de la Biblia tratan de hacer más entendible este versículo al traducirlo como “no tenemos tal práctica, ni las iglesias de Dios” (1 Corintios 11:16). Es menos literal, pero trata de proporcionar un significado más claro.

Más allá de Corinto

Algunos argumentan que Pablo ordenó que la mujer cubriera su cabeza debido a una situación local. Sin embargo, en este versículo (1 Corintios 11:16) Pablo muestra que esto va más allá de la Ciudad de Corinto y que además es la práctica de todas las iglesias, en cualquiera que sea su ubicación. Sólo piensa en las iglesias que existían por esa época: Corinto, Filipos, Tesalónica, Éfeso, Iconia, Cesarea, Antioquía y muchas otras más. Todas éstas tuvieron miembros judíos y gentiles, de diversas culturas. Éstas se encontraban distribuidas geográficamente en lugares como lo que hoy en día es Israel, Turquía y Grecia. Aun así, todas ellas practicaban unánimemente la doctrina del velo . ¿Cómo es que puede lograrse tal unidad sino debido al entendimiento de la doctrina del velo como mandato para toda la cristiandad?

La iglesia de Corinto después de 150 años

Tertuliano, un apologista cristiano que vivió entre los años 155 y 220 d.C., escribió muchos libros de teología. En uno, El velo de las vírgenes, argumentó con base en la Escritura y en la tradición, que la mujer debe cubrirse y no únicamente las casadas. Existe una declaración bastante útil que hizo aproximadamente 150 años después de que Pablo escribiera la Primera Epístola a los Corintios. Él dijo:

“Así también los corintios habían entendido [a Pablo]. De hecho, hasta el día de hoy los corintios velan a sus vírgenes. Lo que los Apóstoles enseñaban, sus discípulos aprobaban” 2) Tertullian, “On the Veiling of Virgins,” 33.

Habiendo observado la iglesia de Corinto del siglo III, Tertuliano en esencia está diciendo: “Ellos entendieron que Pablo enseñó que la mujer debía cubrirse. Eso es evidente por el hecho de que hasta el día de hoy la práctica permanece”.

Esta enseñanza permaneció como el estándar de muchas iglesias a través de la mayor parte de la historia de la iglesia. El Sr. R.C. Sproul nota lo siguiente: “El uso de una cubierta artificial durante la adoración fue la práctica universal de muchos cristianos hasta el siglo veinte. ¿Qué sucedió? ¿Acaso encontramos repentinamente alguna verdad bíblica ante la cual permanecimos ciegos a lo largo de miles de años? ¿O es que nuestra perspectiva bíblica de la mujer fue erosionada gradualmente por el movimiento feminista infiltrándose finalmente en la Iglesia de Jesucristo, columna y baluarte de la verdad?” 3) Greg Price, “Head coverings in Scripture,” http://www.albatrus.org/english/living/modesty/headcoverings_in_scripture.htm, accessed Aug. 23, 2015.

El velo no es algo nuevo, no es alguna doctrina extraña. Esta doctrina es muy antigua y se encuentra fundamentada en la Biblia, entendida por la mayoría a través de la historia de la iglesia. La doctrina del velo fue practicada en todas las iglesias a través de los siglos y nosotros somos la excepción hoy en día. Es momento de cambiar eso.

Tenemos una última consideración antes de terminar con los argumentos bíblicos de la doctrina del velo. Mostraré 5 razones por las cuales esta doctrina es más un mandato bíblico y no un asunto de libertad cristiana.

References

1.
 Mary Kassian, Women, Creation and the Fall (Crossway Books, 1990), 100.
2.
 Tertullian, “On the Veiling of Virgins,” 33.
3.
 Greg Price, “Head coverings in Scripture,” http://www.albatrus.org/english/living/modesty/headcoverings_in_scripture.htm, accessed Aug. 23, 2015.

Send this to friend