Navigate / search

Capítulo 04: Ángeles: considerando a las huestes celestiales

La Escritura enseña que los ángeles de Dios están presentes entre los cristianos cuando éstos se congregan y se reúnen para orar, y es debido a la presencia de estos seres que la mujer ha de cubrirse cuando tome parte de la oración pública. Esto es algo extraordinario y remarcable” 1) Martyn Lloyd Jones, Great Doctrines of the Bible, (Carol Stream, Illinois: Crossway Books, 2003), 110.

Dr. Martyn Lloyd-Jones, Ex-Ministro de Westminster Chapel, Londres

 

1 Corintios 11:10 figura en los primeros lugares de las listas de los versículos que los cristianos admiten que verdaderamente no entienden. A continuación lo que el pasaje dice:

“Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles”

El Apóstol Pablo acaba de decirnos que la mujer debe cubrir su cabeza por causa de los ángeles. Así que no importa lo que este versículo signifique en su plenitud, lo que sabemos es que tenemos uno de los varios motivos que él nos da para practicar este símbolo. Esto no puede enfatizarse lo suficiente. No buscamos conseguir el significado del versículo como para que en caso de hacerlo contemos con la evidencia necesaria para practicar la doctrina del velo. Dicho de otro modo, debido a que es una razón debemos buscar la comprensión del versículo.

La dificultad que se nos presenta se debe al hecho de que Pablo menciona esto de paso y sin explicar su significado. Una razón probable de esto es que la iglesia en Corinto ya entendía lo que Pablo quería decir, por lo que dicha explicación era innecesaria. En su carta a los tesalonicenses, el Apóstol mencionó que ya les había explicado los detalles acerca de la segunda venida de Cristo cuando estaba con ellos (2 Tesalonicenses 2:5). Esta también puede ser una de esas enseñanzas explicadas mientras se encontraba con ellos.

Debido a que es un versículo corto y difuso no hay forma de que podamos saber con absoluta precisión su significado. Sin embargo no hemos sido dejados en la oscuridad total. Existe un indicio en el idioma griego que nos puede ayudar a identificar a la clase de ángeles que Pabló tenía en mente. De la misma manera, existen otros pasajes en la Escritura que proporcionan luz sobre quiénes son estos seres. Iniciemos nuestro estudio identificando si Pablo estaba hablando acerca de los ángeles buenos o de los ángeles caídos.

Ángeles: ¿buenos o malos?

En la gramática el artículo definido se usa para modificar un sustantivo. Toma una persona, un lugar, o una cosa, e indica que no se refiere al sustantivo de manera general, sino que se refiere a algo en particular. En español existen los artículos definidos (el, la, los, etc.) e indefinidos (un, una, unos, etc.). Por ejemplo, si dijera que a me gustan unos chocolates, estaría dando un juicio tan amplio que pudiera abarcar cualquier clase de chocolate. Pero si agrego el artículo definido a mi oración ésta se transforma para ahora indicar que me gusta el chocolate; con ello informo sobre mi gusto por una clase de chocolate en particular.

El idioma griego también usa el artículo definido 2) En griego no existe la distinción entre los artículos definidos e indefinidos; únicamente existe el artículo.  y en 1 Corintios 11:10 es empleado cuando Pablo dice: “por causa de los ángeles”. Esto nos indica que Pablo no está hablando acerca de todos los ángeles, sino que tiene en mente una clase de ángeles en específico. De acuerdo con el Dr. David E. Garland, “Pablo nunca usa la palabra ángeles con el artículo definido para referirse a los ángeles caídos3) David E. Garland, First Corinthians (Baker Academic, 2003), 527. . Asimismo, Robertson y Plummer afirman que “no puede estar refiréndose a los ángeles caídos; el artículo lo demuestra: ἄγγελος siempre se refiere a los ángeles buenos4) Archibald T. Robertson and Alfred Plummer, A Critical and Exegetical Commentary on the First Epistle of St. Paul to the Corinthians (T&T Clark, 1911), 233. . Por tanto, sea lo que sea que Pablo quiera decir con que la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza “por causa de los ángeles”, es muy probable que tenga en mente a los santos ángeles.

Ya que hemos identificado la clase de ángeles que Pablo tiene en mente, ahora necesitamos descifrar el motivo por el cual debemos practicar el símbolo del velo; a causa de la presencia de los ángeles. A través del examen de algunos versículos relevantes, terminaremos con dos posibles conclusiones que podrán explicar el versículo. Ambas podrán estar en lo correcto, puesto que no se contradicen, aunque puede que Pablo se haya referido a una sola.

Para su beneficio

El propósito del velo es proveer un símbolo visual acerca del orden creado por Dios cuando la iglesia es congregada. Si los ángeles son un motivo por el cual debemos obedecer este mandato, se puede presuponer que los ángeles nos observan mientras adoramos. Una razón por la cual usamos el velo es debido a que podemos simbolizar correctamente el orden creado ante todo lo visible e invisible. Pablo dice:

“Para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales” (Efesios 3:10)

Estos principados y potestades son los ángeles de Dios (Colosenses 1:16; 1 Pedro 3:22). En este pasaje vemos que todo lo que nuestro Señor hace por medio de la iglesia muestra cuán increíblemente sabio es Él. Pedro describe que los ángeles “anhelan mirar” lo que Dios está haciendo (1 Pedro 1:12). Están fascinados y desean ver más de ello. Creo que este es un deseo que Dios se complace en cumplir, y permitir que los ángeles nos vean mientras adoramos puede ser una forma de cumplirlo.

Me encanta pensar en lo que los ángeles tienen en mente, ya que ellos poseen una perspectiva única de todo. Los ángeles se encuentran entre las primeras criaturas que Dios hizo. Sabemos que ellos vieron toda la historia desarrollarse poco a poco, porque Dios le dice a Job que los ángeles se regocijaron verlo hacer el mundo (Job 38:4-7).

Los ángeles han pasado toda su vida ante la presencia del Dios santo y perfecto. Lo vieron crear un mundo perfecto en donde el pecado, la muerte o el sufrimiento aún no habían aparecido. Esos conceptos eran desconocidos para ellos. Después, uno de ellos, Satán, se rebeló contra de Dios. Dios lo expulsó, junto con todos sus seguidores, de su presencia para siempre (Judas 6). No hubo oportunidad para el arrepentimiento, ni tampoco nadie que pudiera interceder por ellos. Los ángeles saben que el pecado tiene un costo muy alto.

Posteriormente, y a manera de repetición de la historia, la primera pareja que Dios creó en la tierra también pecó. Sin embargo, aquí la historia da un giro. Dios mata a un animal en su lugar y les promete un redentor. Después, Dios separa a un grupo de estos humanos pecadores para mostrar su amor y su afecto. Esto culmina con la entrada de Dios en el mundo en forma humana. El Salvador vive una vida perfecta y posteriormente se entrega como sacrificio inmaculado. El Padre inmola al Cordero de Dios para que los inmerecidos hijos del diablo puedan ser totalmente perdonados y adoptados en su familia. ¡Qué historia! No es de maravillarse que los ángeles anhelen mirar esto.

Ahora, ponte en el lugar de los ángeles, viendo ahora cómo el pueblo de Dios se congrega para adorarlo.

Ahora los ángeles ven adorar a Dios a los que anteriormente eran sus enemigos; éstos han sido perdonados y redimidos. Ven judíos y gentiles adorando juntos como miembros de un solo cuerpo. Ven hombres y mujeres adorando juntos como iguales. Es a través del velo que las mujeres cristianas muestra que su posición como mujer es redimida. Ya no estarán más en guerra, usurpando y deseando la autoridad del hombre (Génesis 3:16), sino que ahora están conformes con el rol que Dios les ha dado en Génesis 2.

De la misma manera los hombres, mediante sus cabezas descubiertas, comunican que ejercerán autoridad en sus respectivos roles. No serán dominantes para con sus mujeres (Génesis 3:16) ni tampoco serán pasivos como lo fue el primer Adán. Su posición masculina también ha sido redimida.

Cuando los ángeles ven todo esto seguramente deben clamar: ¡Contempla la multiforme sabiduría de Dios!

No olvidemos que los ángeles, siendo seres sin pecado, son mucho más sensibles a él. Si nosotros somos inmorales y deshonrosos desde una perspectiva humana, (1 Corintios 11:4–6), ¿Cómo nos verán los ángeles si desobedecemos este mandamiento? Si ni oramos ni profetizamos de acuerdo a lo que Dios ha dicho, ¡La única cosa que podemos simbolizar ante estos seres es la distorsión de los papeles mencionada en Génesis 3!

Para nuestro beneficio

Las Escrituras también parecen implicar que los ángeles pueden estar reportando a Dios si le obedecemos o no. Permíteme explicarme. En el día del juicio tendremos que dar cuenta de cada cosa que hayamos dicho (Mateo 12:36) o hecho (1 Corintios 3:13). Así que Dios debe estar manteniendo un registro de todo. Asimismo existen versículos que hablan acerca de cómo nuestras oraciones pueden ser estorbadas, como es el caso de cerrar nuestros oídos al clamor del pobre (Proverbios 21:13) o el tratar mal a nuestras esposas (1 Pedro 3:7). Estos son pecados que deben estar siendo observados, registrados y reportados.

Ahora, Dios es omnisciente, así que Él conoce todas las cosas. No obstante, Él puede escoger los medios para recibir esta información, si así lo desea. Por ejemplo, Dios ha escogido juzgar a los muertos “por las cosas que estarán escritas en los libros, según las obras de la gente” (Apocalipsis 20:12). Él no necesita de un libro, pero Él ha elegido usar uno para registrarlo todo. De la misma manera, no necesita a nadie o de algo que le permita conocer quién es obediente a sus mandamientos, pero existe evidencia en la Escritura de que el Padre ha escogido recibir esta información a través de los ángeles. Jesús dijo:

“Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18:10)

Cuando uno de sus hijos peca, Dios no sólo dice: “ya lo sé”. Él dice que sus ángeles van ante Él. Mediante esto se entiende que los ángeles reportan constantemente a Dios todo lo que sucede.

Vayamos a otro versículo:

“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad” (1ª Timoteo 5:21)

Cuando Pablo dejó a Timoteo lo hizo dándole instrucciones y recordándole que todo lo que le fue ordenado se hizo “en la presencia de los ángeles escogidos”. Es como si hubiera dicho: “los ángeles son testigos de lo que te he ordenado, y te estarán observando”.

Por tanto, sabemos que estamos siendo observados y que somos responsables de ser sobrios en nuestros esfuerzos para ser obedientes. Nuestras vidas no son privadas, sino que las vivimos ante una audiencia cósmica.

Ahora, aún si me he perdido en la explicación, la razón sigue siendo clara: debemos obedecer “debido a los ángeles”. Los hijos pueden suponer los motivos por los cuales sus padres les piden hacer tal y tal cosa, pero el propósito principal no debiera perderse. Sin importar la razón, tanto el mandato como la persona que desea obediencia son claros.

Alcanzando a la audiencia correcta

Quisiera terminar con un último punto. Posteriormente (en el capítulo 9) discutiremos la postura popular acerca de que el velo era algo exclusivo para aquella cultura. Este argumento está construido sobre la premisa de que este símbolo era exclusivamente para humanos y que era importante usarlo a fin de no ofender las costumbres locales. Sin embargo, Pablo aquí contradice directamente dicho sentimiento al mostrarnos que lo practicamos para un grupo de seres completamente diferentes. El velo no es únicamente para testificar a las personas sino también ante los ángeles, quienes no cambian ni tienen prácticas culturales. Esto, por tanto, es un argumento fuerte acerca del motivo por el cual el velo es transcultural y atemporal.

Mientras continuamos a través de la carta del Apóstol Pablo, pongamos nuestra atención a lo que él mencionó acerca de lo que la naturaleza testifica a través de la longitud de nuestro cabello y de cómo la práctica del velo es correcta.

References

1.
 Martyn Lloyd Jones, Great Doctrines of the Bible, (Carol Stream, Illinois: Crossway Books, 2003), 110.
2.
 En griego no existe la distinción entre los artículos definidos e indefinidos; únicamente existe el artículo.
3.
 David E. Garland, First Corinthians (Baker Academic, 2003), 527.
4.
 Archibald T. Robertson and Alfred Plummer, A Critical and Exegetical Commentary on the First Epistle of St. Paul to the Corinthians (T&T Clark, 1911), 233.

La pratique du voile à l’église internationale de Trondheim en Norvège (+ photos !)

Head Covering in Trondheim International Church
Ce qui suit est une actualisation du témoignage de Robin Bassam, qui nous racontait comment en tant que pasteur il avait décidé d’enseigner la doctrine du voile à son assemblée. Voici quelques nouvelles fraîches de l’église internationale de Trondheim (en Norvège).

Je vous écris pour vous tenir au courant de l’évolution de la pratique du voile au sein de notre église. En septembre 2014, notre assemblée s’est réunie tout un week-end pour discuter autour des sujets de l’égalitarisme et du complémentarisme. Cela a débouché sur une prise de position officielle, adoptée par notre église en faveur d’une vision complémentarienne du ministère. Nous avons donc ajouté ce point à nos statuts.

Les quatre semaines qui ont suivi les discussions de ce week-end d’église, j’ai consacré mes prédications au thème du voile d’après ce qui est écrit dans 1 Corinthiens 11:1-16. À l’issue de cette série de sermons sur le voile, le groupe qui dirige la T.I.C. a introduit la déclaration suivante dans notre petit livret intitulé “Ce que nous croyons” :

Le voile des femmes : Nous croyons que les Écritures requièrent que la femme couvre sa tête au cours des réunions d’église lorsque la prière, la prédication ou l’étude biblique a lieu. Cela est clairement enseigné par l’apôtre Paul dans la première lettre aux Corinthiens, au chapitre 11, dans les versets 1 à 16. Il n’y a pas un seul verset dans la Bible qui annule la validité de ce passage. Cet enseignement est théologique, universel et intemporel ; il n’est ni culturel, ni limité géographiquement ou temporellement.

Nous croyons que c’est une ordonnance biblique qui concerne toutes les femmes (mariées ou non). Bien que nous affirmons que la femme doive se couvrir la tête au cours de nos réunions et des rencontres à la T.I.C., et que nous recommandons fortement la pratique du voile, le salut éternel n’est pas en jeu, aussi nous n’insistons pas sur ce point. Toutes les femmes qui viennent à la T.I.C ont le choix entre se voiler ou non. La T.I.C. dispense un enseignement très clair et facile à comprendre sur le sujet, vous pouvez demander la brochure explicative sur la pratique du voile qui a été rédigée par le pasteur Robin Bassam, c’est un livret de 65 pages qui est disponible à qui veut sur demande.

Bien que nous laissons les femmes libres de faire leur choix, quasiment la moitié des femmes de notre église se couvrent ; et la pratique du voile tend à augmenter dans les rangs de notre assemblée. Read more

女性の結婚指輪は、祈りのベールの代わりになり得る??

Can Wedding Rings Replace Head Covering?

被り物に関し「文化的解釈」を採っておられる方々からしばし出される意見とは次のようなものです。

「ベールというのは、現在の西洋文化においては何ら意味を持っていません。ですから私たち信仰者は、このシンボルを、より今日性を持つなにかに置き換えることによって、原則を保持できるのではないかと思います。」そして、その置き換え物として最も頻繁に提案されるのが、女性の結婚指輪です。

その一例を挙げましょう。ロイ・B・ザック博士は、著書 『Basic Bible Interpretation(基本的な聖書解釈)』の中で、次のような提案をしています。

「今日の女性たちは、教会で頭にショールを被る必要があるのでしょうか?いいえ、その必要はありません。なぜなら、当時のギリシャ・ローマ世界における女性のショール文化の重要性は、現代の私たちの文化にあってはもはやその効力をもっていないからです。つまり、ベールをかぶるという行為は、かつてのようにシンボリズムの意味をもはや付帯していないわけです。

しかし現代文化の文脈の中でそれに従い、それを表現するような原則は存在するのでしょうか。妻の夫に対する従属(劣等ではありません!)の原則は今もってその効力を失っていません。なぜなら、この真理は聖書の中の他の箇所でも言及されてあるからです。

ある人々が提案している、可能性として考えられる現代文化的パラレルは何かというと、それは妻の結婚指輪(そして苗字を夫の姓に変えること)です。これは、彼女が結婚しており、それゆえ、夫の権威の下にあることを示すものです。」1)  Zuck, Roy B.. (1991)., Basic Bible Interpretation: A Practical Guide to Discovering Biblical Truth (p. 97). Colorado Springs, CO: David C. Cook.

私はこういったシンボルの置き換えを受容しませんが、そこには根本的な理由があります。それは一言でいいますと、私たち人間には、神が聖書でお命じになっている内容を変更する権威は与えられていないからです。

主の民として、私たちの責務は、主が命じておられることを受け入れ、それを実践することであって、それをモダナイズしたり、アップデートしたりすることではありません。この事についてはこの記事にすでに詳説し、こういった聖書解釈がいかにその他の聖書のシンボル(バプテスマや聖餐)をないがしろにする結果をもたらしているのかを示しました。本記事において、私は、「結婚指輪」のことに焦点を絞り、なぜそれが被り物の代替品として適当でないのかということをみなさんとご一緒に考えていけたらと思います。以下、その5つの理由を挙げます。

Read more

References

1.
  Zuck, Roy B.. (1991)., Basic Bible Interpretation: A Practical Guide to Discovering Biblical Truth (p. 97). Colorado Springs, CO: David C. Cook.

Capítulo 03: Orden de la creación: masculinidad y feminidad simbolizadas

“La doctrina cristiana del orden de subordinación dado en la creación requiere que el uso de un velo, por parte de la mujer, se manifieste durante la adoración púbica” 1) Charles Ryrie, The Role of Women in the Church, 2nd ed., chap. 8, (Nashville: B&H Publishing, 2011).

Dr. Charles Ryrie, Editor de Ryrie Study Bible; Ex Profesor en Dallas Theology Seminary

 

El bautismo de un nuevo creyente simboliza la muerte de la vieja vida y la nueva vida en Cristo (Romanos 6:4); el bautismo es importante debido al significado que transmite. De igual manera, el velo simboliza algo sumamente grandioso. Vayamos a echar un vistazo al fundamento de la doctrina para conocer aquello que se comunica al momento de que los hombres adoran con sus cabezas descubiertas mientras que las mujeres mantienen sus cabezas cubiertas.

“Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo” (1ª Corintios 11:3)

Dios ha hecho al hombre y a la mujer iguales en valor y dignidad. Ambos se necesitan el uno al otro, o como la Escritura dice: “en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón” (1ª Corintios 11:11).

Sin embargo, no porque el hombre y la mujer sean iguales significa que ambos desempeñan mismos roles, misma autoridad, mismas funciones. 2) Estoy defendiendo la perspectiva denominada complementarianismo. La postura opuesta a ella se denomida Egalitarianismo. Para saber más sobre este tema, puede leer Men and Women: Equal Yet Different: A Brief Study of the Biblical Passages on Gender por Alexander Strauch (Colorado Springs: Lewis and Roth Publishers, 1999).  Estas diferencias pueden notarse a través de la creación, en los ángeles, e incluso en Dios mismo. La doctrina de la Trinidad nos enseña que Dios es uno, revelado en Tres personas diferentes: El Padre, El Hijo y el Espíritu Santo. Estas Tres Personas son plenamente Dios y plenamente iguales, pero en función, autoridad y Persona son distintas. Tal como lo hemos visto en el pasaje anterior: “Dios es la cabeza de Cristo”. Y esta sumisión de Jesús al Padre no ha sido limitada a su encarnación. La Escritura dice lo siguiente:

“Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos” (1ª Corintios 15:28)

Por lo tanto, aunque en este momento el Padre ya ha “sujetado [Cristo] todas las cosas debajo de sus pies” (1ª Corintios 15:27), cuando Jesús regrese Él continuará bajo la autoridad de Dios Padre, por toda la eternidad.

Sin embargo Jesús no es menos valioso que el Padre. El Espíritu Santo no es menos valioso que Jesús, sino que el rol de Éste último no es el de hablar por su cuenta sino el de glorificar al Hijo (Juan 16:13).

La diferencia de roles no debe forzosamente significar una diferencia en valor o dignidad. ¿Un Oficial de Policía tiene la autoridad dada por Dios para ejercerla sobre Usted (Romanos 13:1)? ¡Sí! ¿Y ese mismo Oficial de Policía es más valioso o posee mayor dignidad humana que Usted? ¡No! Los hijos deben someterse a sus padres (Efesios 6:1), los esclavos debe someterse a sus amos (Efesios 6:5), las esposas deben someterse a sus maridos (Efesios 5:22), los ciudadanos deben someterse sus Gobiernos (Romanos 13:1), los miembros de la Iglesia deben someterse a sus Pastores (Hebreos 13:17). Jesús se somete al Padre (1ª Corintios 11:3). Incluso existen diversos rangos entre los ángeles; Miguel es llamado el Arcángel (Judas 1:9); que cual significa “jefe”.

No debemos tener miedo a la autoridad. Es verdad que siempre existirán padres terribles, maestros despiadados, esposos chauvinistas, malos pastores y gobiernos impíos hasta el final. Sin embargo esto se debe al pecado; y no porque la autoridad sea mala en sí misma. Por tanto, consideremos a la Trinidad como nuestro modelo y ejemplo.

El fundamento de la doctrina del velo es el orden de la creación. Esto significa que la mujer debe someterse al hombre, el hombre a Cristo, y Cristo al Padre. Esta es la estructura de autoridad ordenada por Dios, y es debido a esto que esta estructura es buena. A esto se refería Pablo cuando dijo: “pero quiero que entiendan” (1ª Corintios 11:3).

Antes de que examinemos los versículos sobre el orden de la creación, me gustaría retar a mis amigos complementarianistas 3) Postura que sostiene que el hombre y la mujer se complementan el uno al otro debido a las diferencias de roles, autoridad y función. Esta es la postura que sostengo. . Sé cuáles son los argumentos que usamos para justificar que el Consejo de Ancianos debe estar formado por hombres, así como los argumentos acerca del liderazgo del esposo en su hogar. Estoy totalmente de acuerdo con esto. Pues en 1ª de Timoteo 2 se da la razón por la cual la mujer no “puede enseñar, ni ejercer dominio”, ¿no es verdad?:

“Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión” (1ª Timoteo 2:12-14)

El fundamento de esto se encuentra en la creación, por tanto Ustedes argumentarían que esto no se base en un asunto cultural. Estamos de acuerdo con ello. Pero, quiero retarlos a ser consistentes con lo siguiente:

“Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza” (1ª Corintios 11:7-10a)

Pablo establece la razón por la cual la mujer debe tener una señal de autoridad sobre su cabeza —el orden de la creación.

¿Dónde encontramos al hombre siendo creado a la imagen de Dios? En Génesis, capítulo 1. ¿Dónde encontramos a la mujer creada del hombre, siendo la gloria de éste? En Génesis, capítulo 2. Y ¿dónde encontramos la entrada del pecado en la creación? En Génesis capítulo 3.

Por lo tanto, el fundamento no está basado únicamente en la creación, sino en la perfecta creación de Dios; antes de la entrada del pecado. El liderazgo y la autoridad son parte del propósito original de Dios. No pertenecen al desastre de la caída.

Algunos argumentan que la sumisión y la autoridad son resultado de la maldición de la caída, tomando como justificación Génesis 3:16, en donde se dice: “y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti”. En este versículo no se introducen los roles del hombre y de la mujer después de la caída, sino que explica cómo ésta impactaría negativamente en ellos. La mujer lucharía con el deseo de tomar la posición de autoridad de su esposo, mientras que éste sería tentado a gobernarla tiránicamente. La maldición distorsiona el orden creado por Dios, distorsión a la que debemos combatir.

Existen numerosas indicaciones en los primeros dos capítulos del libro del Génesis acerca del liderazgo de Adán. Recuerda, esto es antes de que el pecado entrara al mundo. Cuando Dios creó a la mujer se refirió a ella como la “ayuda idónea” (Génesis 2:18). Esto muestra claramente su papel; fue creada para ayudar y no para gobernar.

Fue Adán quien nombró a su mujer (Génesis 2:23). Y sabemos que aquel que nombra posee autoridad sobre el que es nombrado. Esto se muestra cuando nombramos a nuestros hijos, y Adán mostró su autoridad al nombrar no sólo a los animales sino a su esposa, Eva. Posteriormente vemos que ambos pecaron, recibiendo su castigo. Sin embargo, aunque la mujer fue engañada, Adán resultó ser el responsable de la transgresión. La Escritura declara que “en Adán todos mueren” (1ª Corintios 15:22) y que “el pecado entró en el mundo por un hombre” (Romanos 5:12). Nunca se menciona que el pecado entró al mundo a causa de Eva; esto es debido a que ella nunca ejerció liderazgo. El líder es el que carga con la responsabilidad, incluso cuando alguien a su cargo hace algo malo.

A continuación mostraré un resumen de las diferencias entre el hombre y la mujer. Y es por esto que sólo uno de los dos debe llevar sobre su cabeza un símbolo de autoridad (el velo):

Hombre (descubierto) Mujer (cubierta)
El hombre es la cabeza de la mujer.

(1ª Corintios 11:3)

La mujer se somete a la autoridad masculina como su cabeza.

(1ª Corintios 11:3)

El hombre fue creado directamente por Dios del polvo y es la “gloria de Dios”.

(1ª Corintios 11:7-8)

La mujer fue creada por Dios a partir de la costilla del hombre y es “la gloria del hombre” (1ª Corintios 11:7-8)
El hombre no fue creado a causa de la mujer. (1ª Corintios 11:9) La mujer fue creada a causa del hombre. (1ª Corintios 11:9)

Dios en su infinita sabiduría escoge símbolos. A nuestro Dios le gusta comunicarse a través de ellos: nos ha dado el cordero sin mancha, el pan sin levadura, el agua en el bautismo, el pan y el vino, el olivo, el matrimonio, el templo, las fiestas; y la lista aún podría continuar. Piensa en Ezequiel, teniéndose qué acostar sobre su lado izquierdo 390 días (Ezequiel 4); en Isaías, caminando desnudo y descalzo durante tres años (Isaías 20:3); o en Óseas, teniéndose qué casar con una prostituta (Oseas 1:2). Dios simplemente hubiera podido dar su mensaje de manera clara a través de estos profetas, sin embargo Él decidió usarlos como símbolos vivos.

Cada símbolo en la Escritura fue escogido por Dios para un propósito en específico; esto es, para señalar una gran realidad. Vemos esto en el la Epístola a los Hebreos con respecto al tabernáculo, que fue encargado a Moisés:

“Como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte” (Hebreos 8:5)

Más adelante el autor de esta Epístola nos informa que el tabernáculo era un símbolo “del tiempo presente” (Hebreos 9:9). Y siendo un símbolo se le dieron instrucciones muy específicas a Moisés que debía seguir. La razón de esto es debido a que si el símbolo cambiaba no reflejaría acertadamente aquello que Dios deseaba mostrar. Lo mismo para con el velo.

El Dr. Bruce Waltke nos advierte en manera correcta lo siguiente:

“Una mujer que ora o profetiza en una asamblea de creyentes debe cubrir su cabeza como símbolo de su sumisión a la voluntad absoluta de Dios, Quien ha ordenado el universo conforme a su propio deseo bueno. Los creyentes no deben apoderarse del retrato del gobierno de Dios para moldearlo conforme a sus propios deseos.” 4) Bruce K. Waltke, “1 Corinthians 11:2–16: An Interpretation” (Bibliotheca Sacra 135:537, Jan. 1978), 56.

Por lo tanto, el hombre refleja la gloria de Dios y su sumisión a Cristo al orar y profetizar con su cabeza descubierta. Y la mujer refleja la gloria del hombre y su sumisión a su autoridad masculina al orar y profetizar con su cabeza cubierta. Si cambiamos este símbolo o lo abandonamos por completo, fallamos en dar a conocer tanto a los hombres como a los ángeles la sabiduría de Dios mostrada en su creación.

En el próximo capítulo trataremos de resolver a lo que Pablo se refería al momento de decir que la mujer cubre su cabeza “a causa de los ángeles”, y mostraremos lo que este argumento representa para la perspectiva que sostiene que la práctica del velo es “un asunto cultural”.

References

1.
 Charles Ryrie, The Role of Women in the Church, 2nd ed., chap. 8, (Nashville: B&H Publishing, 2011).
2.
 Estoy defendiendo la perspectiva denominada complementarianismo. La postura opuesta a ella se denomida Egalitarianismo. Para saber más sobre este tema, puede leer Men and Women: Equal Yet Different: A Brief Study of the Biblical Passages on Gender por Alexander Strauch (Colorado Springs: Lewis and Roth Publishers, 1999).
3.
 Postura que sostiene que el hombre y la mujer se complementan el uno al otro debido a las diferencias de roles, autoridad y función. Esta es la postura que sostengo.
4.
 Bruce K. Waltke, “1 Corinthians 11:2–16: An Interpretation” (Bibliotheca Sacra 135:537, Jan. 1978), 56.

Capitulo 5: Natureza: O que o nosso cabelo nos ensina sobre a cobertura da cabeça.

“O cabelo comprido é uma indicação da ‘natureza’ da diferenciação entre homens e mulheres, pelo que a cobertura da cabeça requerida está de acordo com o que a ‘natureza’ ensina. 1) John Murray, “Head Coverings and Decorum in Worship: A Letter to Mr. V. Connors” acessado em 27/04/2015: http://www.headcoveringmovement.com/articles/head-coverings-and-decorum-in-worship-a-letter-by-john-murray.

John Murray, professor, Westminster Theological Seminary, 1930-66

O argumento de Paulo sobre a natureza é provavelmente o mais confuso e mal compreendido de todas as suas razões. Ele apela para o bom senso de uma pessoa do que é certo, com base no que a natureza nos ensina sobre nossos comprimentos de cabelo. Aqui está o que ele diz:

“Julgai entre vós mesmos: é próprio que a mulher ore a Deus sem trazer o véu? Ou não vos ensina a própria natureza ser desonroso para o homem usar cabelo comprido? E que, tratando-se da mulher, é para ela uma glória? Pois o cabelo lhe foi dado em lugar de mantilha.” (1 Coríntios 11:13-15)

Uma pergunta retórica, de acordo com o Merriam-Webster Dictionary, é “feita para fazer uma declaração ao invés de obter uma resposta”. Isto é o que Paulo está fazendo quando pergunta: “É apropriado?” Sabemos disso principalmente porque ele acabou de terminar uma longa defesa apologética do porquê devemos praticar a cobertura feminina. Ele não iria, então, derrubar isso tudo, permitindo que outros escolhessem se desejam obedecer a uma doutrina enraizada na Criação. Pelo contrário, Paulo está declarando que o debate está encerrado. Ele está dizendo: “Vocês todos sabem que esta é a única opção correta.” Ninguém diria que é apropriado para uma mulher orar descoberta na igreja. A razão pela qual todos concordariam é porque entenderam que uma cobertura de cabeça neste contexto é um sinal de feminilidade bíblica. Ela proclama visivelmente que uma mulher alegremente aceita a estrutura de autoridade vinda de Deus para sua vida.

Algumas pessoas pensam que quando Paulo diz “julgai entre vós mesmos” ele está dizendo que temos a liberdade de decidir se as mulheres devem ou não orar cobertas. Para mostrar que isso não é o que ele quis dizer, vamos examinar algumas passagens semelhantes.

“Falo como a criteriosos; julgai vós mesmos o que digo. Porventura, o cálice da bênção que abençoamos não é a comunhão do sangue de Cristo? O pão que partimos não é a comunhão do corpo de Cristo?” (1 Coríntios 10:15-16)

Quando Paulo pede aos coríntios que “julgueis vós mesmos”, ele está dizendo que existem duas opções perfeitas e que só precisam escolher aquela que funciona melhor para elas? Aquele que toma da Santa Ceia participa do sangue e do corpo de Cristo, mas o outro não? Ou melhor, a resposta implica que a Santa Ceia é participação em Cristo?

Mas Pedro e João lhes responderam: Julgai se é justo diante de Deus ouvir-vos antes a vós outros do que a Deus; pois nós não podemos deixar de falar das coisas que vimos e ouvimos. (Atos 4:19-20)

Quando Pedro e João pedem ao conselho da igreja que “julguem”, eles estão dizendo que há duas opções perfeitamente corretas? Um escolhe obedecer a Deus, mas o outro escolhe atender a instrução do homem? Ou, melhor dizendo, a resposta implica que, sim, devemos obedecer a Deus e não ao homem? Julgai por vós mesmos.

Então, assim como os outros exemplos, Paulo não está dando duas opções iguais. Ele acabou de dizer “toda mulher que tem a cabeça descoberta enquanto ora ou profetiza desonra sua cabeça” (1 Coríntios 11: 5). A resposta à pergunta de Paulo está implícita: não é apropriado para uma mulher orar descoberta, e é por isso que ele disse: “cumpre-lhe usar véu” (1 Coríntios 11: 6).

Definindo a Natureza

Agora Paulo passa da sua pergunta retórica a uma discussão sobre o que a “natureza” nos ensina. Para entender corretamente seu argumento, primeiro precisamos definir o que significa a palavra natureza (no grego: physis).

O léxico do BDAG 2) BDAG significa Bauer, Danker, Arndt e Gingrich. Este é o Léxico grego-inglês deles do Novo Testamento.  diz que é a “ordem regular ou estabelecida das coisas”, 3) W. Arndt, F. W. Danker, and W. Bauer, A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian literature, 3rd ed. (Chicago: University of Chicago Press, 2000), 1070.  e o léxico Abbott-Smith diz que é “a ordem regular ou a lei da natureza”. 4) G. Abbott-Smith, A Manual Greek Lexicon of the New Testament (New York: Charles Scribner’s Sons, 1922), 476.  Então estamos falando de coisas que são intrínsecas. Em seguida, eu quero levá-lo um pouco mais fundo nesta questão e realmente olhar como Paulo usa esta palavra em outra passagem.

Ele diz:

“Quando, pois, os gentios, que não têm lei, procedem, por natureza [physis], de conformidade com a lei, não tendo lei, servem eles de lei para si mesmos. Estes mostram a norma da lei gravada no seu coração, testemunhando-lhes também a consciência e os seus pensamentos, mutuamente acusando-se ou defendendo-se,” (Romanos 2:14-15)

Aqui, Paulo ensina que os seres humanos, por “natureza”, têm um sentido inato de certo e errado. Ele diz ainda que a “natureza” se alinha à Lei escrita de Deus. Dado que esse é o caso, seria errôneo defini-lo como uma opinião cultural, porque muitas vezes é contrário ao que Deus declarou. No Novo Testamento, “physis” aparece catorze vezes, e, sempre que é usada, ela se refere a uma parte da Criação de Deus ou à ordem estabelecida. Isto significa que os homens com cabelos curtos e as mulheres com cabelos longos não é uma invenção cultural, mas uma parte da ordem natural, que se destina a distinguir entre os sexos.

O que os nossos cabelos nos ensinam

Agora que entendemos que a “natureza” é a ordem estabelecida por Deus, precisamos descobrir porque Paulo começa a falar sobre comprimentos de cabelo e como ele vê isso como ajuda ao seu argumento 5) Alguns acreditam que Paulo não está apoiando seu argumento, mas sim o definindo. Isso significa que eles discordam que Paulo estava sempre falando sobre uma cobertura artificial e só tinha comprimento de cabelo em mente. Eu darei argumentos contra esta objeção no capítulo oito.  para a cobertura feminina. Vamos dar uma olhada em nosso verso novamente:

Julgai entre vós mesmos: é próprio que a mulher ore a Deus sem trazer o véu? Ou não vos ensina a própria natureza ser desonroso para o homem usar cabelo comprido? E que, tratando-se da mulher, é para ela uma glória? Pois o cabelo lhe foi dado em lugar de mantilha. (1 Coríntios 11:13-15)

Paulo diz que sabemos que é correto que as mulheres orem cobertas até porque a natureza já mostrou que é apropriado dar às mulheres uma cobertura natural de cabelo. Assim, o mandamento para uma cobertura artificial (em momentos específicos) está em conformidade com o que ela já possui (uma cobertura para o tempo todo). Da mesma forma, é correto para os homens orarem descobertos porque a propriedade natural determinou que os homens devem manter seus cabelos curtos, para que isso não se torne uma cobertura.

Este mandamento de orar descoberto (em momentos específicos) está de acordo com o que a natureza determinou para eles (o tempo todo). Além disso, os comprimentos dos cabelos servem para distinguir os sexos, e Paulo diz que quando desconsideramos isso – com homens com cabelos longos e mulheres com cabelos curtos 6) ”Longo” deve ser entendido como em contraste com o comprimento dos penteados curtos dos homens onde quer que se viva. Assim como vestir modestamente, existem alguns equipamentos que claramente não se encaixam no rótulo, não importa a cultura. Da mesma forma, existem alguns penteados que não poderiam ser chamados de “longos” não importa onde se vive. No entanto, há uma quantidade razoável de subjetividade para ele também. Quando o cabelo de uma mulher é chamado uma cobertura (1 Coríntios 11.15), a palavra grega usada é “peribolaion”. Esta palavra indica algo que pode ser “envolvido ao redor.” Assim os homens devem manter seus cabelos curtos o suficiente para que não possam ser envolvidos em torno de suas cabeças.  – traz-se desonra a uma pessoa. Isso também está de acordo com o seu ensinamento sobre como devemos adorar, uma vez que as mulheres que oram descobertas e os homens que oram cobrindo suas cabeças ambos desonram suas cabeças (1 Coríntios 11.4,5).

Gênero Como alguém deve se vestir enquanto “ora e profetiza” (1 Cor 11.4,5) Como o comprimento de cabelo da pessoa deve ser naturalmente. (1 Cor 11.14-15) O que acontece quando alguém desobedece a essas distinções de gênero (1 Cor 11.4,5, 14,15)
Homem Descoberto (nada artificial sobre sua cabeça) Descoberto (cabelo curto) Desonra
Mulher Coberta (alguma coisa artificial cobrindo sua cabeça) Coberta (cabelo longo) Desonra

 

Homossexualismo e cabelo

Agora eu sei que você provavelmente está pensando: “poderia haver algo menos significativo à vista de Deus do que como usamos nossos cabelos?” É verdade que, comparativamente falando, isso é algo pequeno. Mas quero encorajá-lo a não tratar algo como insignificante se a Palavra de Deus diz que é desonroso caso você desobedeça este mandamento (1 Coríntios 11.4,5).

Também precisamos tratar a questão com seriedade se quisermos ser consistentes em defender a heterossexualidade como algo natural. Este exemplo é importante para esta discussão, porque o apóstolo Paulo condenou tanto a homossexualidade como os homens que tem cabelos longos usando as mesmas palavras gregas. Ele diz que ambos estão contra a natureza (physis) e ambos são desonrosos ou vergonhosos (atimia). Olhe essas duas passagens lado a lado, prestando muita atenção às palavras gregas entre colchetes.

“Por causa disso, os entregou Deus a paixões infames [atimia]; porque até as mulheres mudaram o modo natural de suas relações íntimas por outro, contrário à natureza[physis]; semelhantemente, os homens também, deixando o contato natural da mulher, se inflamaram mutuamente em sua sensualidade, cometendo torpeza, homens com homens, e recebendo, em si mesmos, a merecida punição do seu erro.” (Romanos 1:26-27)

“Ou não vos ensina a própria natureza[physis] ser desonroso[atimia] para o homem usar cabelo comprido? E que, tratando-se da mulher, é para ela uma glória? Pois o cabelo lhe foi dado em lugar de mantilha.” (1 Coríntios 11:14-15)

Nestas duas passagens temos o mesmo autor (Paulo), fazendo o mesmo julgamento moral (desonroso = atimia), apelando à mesma razão (natureza = physis). Portanto, se quisermos ser consistentes, devemos tratar os dois da mesma forma. Bem, para esclarecer, isso não quer dizer que ambos são igualmente desonrosos. Paulo também nos ensinou que existem diferentes graus de pecado, com o pecado sexual tendo seu próprio nível (1 Coríntios 6.18).

No entanto, o que não podemos dizer é que uma dessas passagens se refere a uma invenção cultural enquanto a outra é estabelecida por Deus. No mundo ocidental de hoje, o homossexualismo tornou-se culturalmente aceitável, assim como tem sido o cabelo curto em mulheres e cabelos longos em homens. No entanto, só porque a cultura permite certo tipo de prática, isso não quer dizer que ela esteja correta.

Resumo

Então, enquanto a cobertura da cabeça é ensinada explicitamente nas Escrituras, ela é confirmada, também, pelo que a natureza ensina silenciosamente. Ela demonstra-nos que o cabelo dado a cada sexo confirma a adequação da cobertura da cabeça, uma vez que os dois estão em linha um com o outro. Ela também nos ensina que é desonroso quando desconsideramos uma distinção de gênero. Assim como é impróprio fazer isso com nossos comprimentos de cabelo, assim é com cobertura de cabeça enquanto “oramos e profetizamos”.

Agora, enquanto continuamos a mover-nos através da carta de Paulo, descobriremos que a cobertura da cabeça não se limitava à congregação de Corinto, mas era a prática de todas as igrejas.

References

1.
 John Murray, “Head Coverings and Decorum in Worship: A Letter to Mr. V. Connors” acessado em 27/04/2015: http://www.headcoveringmovement.com/articles/head-coverings-and-decorum-in-worship-a-letter-by-john-murray.
2.
 BDAG significa Bauer, Danker, Arndt e Gingrich. Este é o Léxico grego-inglês deles do Novo Testamento.
3.
 W. Arndt, F. W. Danker, and W. Bauer, A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian literature, 3rd ed. (Chicago: University of Chicago Press, 2000), 1070.
4.
 G. Abbott-Smith, A Manual Greek Lexicon of the New Testament (New York: Charles Scribner’s Sons, 1922), 476.
5.
 Alguns acreditam que Paulo não está apoiando seu argumento, mas sim o definindo. Isso significa que eles discordam que Paulo estava sempre falando sobre uma cobertura artificial e só tinha comprimento de cabelo em mente. Eu darei argumentos contra esta objeção no capítulo oito.
6.
 ”Longo” deve ser entendido como em contraste com o comprimento dos penteados curtos dos homens onde quer que se viva. Assim como vestir modestamente, existem alguns equipamentos que claramente não se encaixam no rótulo, não importa a cultura. Da mesma forma, existem alguns penteados que não poderiam ser chamados de “longos” não importa onde se vive. No entanto, há uma quantidade razoável de subjetividade para ele também. Quando o cabelo de uma mulher é chamado uma cobertura (1 Coríntios 11.15), a palavra grega usada é “peribolaion”. Esta palavra indica algo que pode ser “envolvido ao redor.” Assim os homens devem manter seus cabelos curtos o suficiente para que não possam ser envolvidos em torno de suas cabeças.

Send this to friend